Errores más comunes en contabilidad

por Sara Martínez | 19 septiembre, 2018 en
Negocios

La contabilidad nos ayuda a controlar cuánto ingresa y cuánto gasta nuestra empresa. Nos permite, en definitiva, tener una fotografía en tiempo real del estado económico y financiero de nuestra organización. Así las cosas, llevar nuestras cuentas al día y sin errores es clave para garantizar la viabilidad de nuestro negocio. De esta forma, podremos anticiparnos a los numerosos factores que influyen en el día a día de una empresa y no comprometer la rentabilidad de nuestra organización.

 

Todos los empresarios y todos los autónomos tienen muy interiorizadas estas palabras, pero ello no supone que cumplamos con nuestras obligaciones. Ya sean conscientes o inconscientes, lo cierto es que muchos de ellos cometen errores de contabilidad que acarrean riesgos para sus negocios.

 

 

El capítulo de gastos en contabilidad

 

El error más común entre los pequeños empresarios y autónomos consiste en no saber delegar estas gestiones en personal que realmente esté cualificado. La mayoría de emprendedores se convierten en hombres o mujeres orquesta con el fin de ahorrar algo de dinero a final de mes, con lo que afrontan todas las tareas de contabilidad aun sin saber cómo realizarlas. Es cierto que no todo el mundo se puede permitir contar con un recurso contable propio, pero existen numerosas asesorías y otros tantos profesionales independientes que pueden encargarse de estas tareas por muy poco dinero cada mes. Piensa en los dolores de cabeza que te evitarás a corto, medio y largo plazo.

 

Otro problema al que muchos tienen que hacer frente tiene que ver con la falta de justificación de los gastos derivados de nuestra actividad empresarial. La mayoría no solicitan facturas porque piensan que son gastos menores que no van, en realidad, a ninguna parte. Pero lo cierto es que a final de año si sumamos todas facturas nos encontraremos con una para nada desdeñable cantidad a deducir.

 

Lo cierto es que controlar de forma eficiente los gastos a los que tenemos que hacer frente puede ser un asunto muy fácil de resolver. Por ejemplo, con Jasmin puedes realizar fotografías de las facturas de gastos e importar de una manera realmente sencilla toda la información.

 

 

Una mala contabilidad incluye inventarios sin actualizar

 

Desgraciadamente, las empresas y los autónomos cometen muchos más errores de contabilidad que los expuestos hasta ahora. Por ejemplo, no actualizan sus inventarios al cierre de cada ejercicio con el objetivo de averiguar cuántas existencias han quedado sin vender. A ello hay que sumar los fallos cometidos en el momento de devengar las amortizaciones de los activos inmovilizados: no indican cuándo se compró ese bien, cuándo se empezó a trabajar con él ni tienen en cuenta las diferencias fiscales existentes entre ellos. En definitiva, las gestiones de las amortizaciones son, en la mayoría de los casos, verdaderos desastres.

 

Jasmin también te ayuda a evitar este problema. Podrás conocer en cualquier momento cuál es estado de tu almacén, si necesitas ampliar stock y consultar las órdenes de compra. En definitiva, tu inventario siempre estará disponible y actualizado.

 

Otros problemas bastante comunes tienen que ver con la falta de provisión de los saldos que nos deben los clientes morosos, la cual debe realizarse nada más que sospechemos que no vamos a percibir esa cantidad de dinero (y esto puede suceder un día después de emitir la factura), no devengar el impuesto de sociedades al cierre del ejercicio e incluir facturas de ejercicios anteriores en el ejercicio actual.

 

 

Un método que nos aporte visión a largo plazo

 

La visión empresarial es clave a la hora de iniciar una actividad económica. Y lo más importante, ésta debe fijarse siempre en el largo plazo. Son numerosos los empresarios y autónomos que buscan resultados inmediatos, algo que supone un verdadero error, tanto para generar rentabilidad como para administrar la contabilidad del negocio de una forma eficiente. Por un lado, porque seremos incapaces de fijar objetivos ni de planear las necesidades que podría tener nuestro negocio. Por el otro, porque la ausencia de un método de gestión de contabilidad influirá de forma muy negativa en todos los elementos de nuestra empresa. Y lo peor de todo: en ocasiones podremos reparar esos errores, pero es muy posible que en otras nos condenen para siempre.

 

Como ves, gestionar de forma adecuada la contabilidad de un negocio requiere de una serie de  conocimientos. Si no eres un experto en la materia y quieres comenzar a gestionar las cuentas de tu negocio, te recomendamos que pidas ayuda a un profesional, consultes nuestro manual de contabilidad básica y que te hagas con un software de gestión que simplifique al máximo todas estas tareas. Con Jasmin simplificarás al máximo la gestión de las compras y los pedidos que realices a tus proveedores, así como el control de todas las entradas y salidas que se llevan a cabo en tu almacén. Prueba ahora Jasmin Express sin ningún coste asociado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *