Impuesto de sociedades: ¿cómo afecta a mi empresa?

por Sara Martínez | 21 junio, 2018 en
Impuestos y Contabilidad

El impuesto de sociedades es uno de los principales tributos que grava sobre la renta de las empresas, sociedades mercantiles u otras entidades jurídicas. Pero no se trata apenas de una simple retribución, ya que este impuesto conlleva una serie de obligaciones fiscales por parte de las empresas.

 

 

 

¿Qué es el impuesto de sociedades y en qué se diferencia del IRPF?

 

El impuesto de sociedades es un tributo personal y directo que grava la obtención de renta por parte de las empresas. El objetivo de este impuesto es similar al IRPF, gravar la renta obtenida.

 

La diferencia está en que el IRPF grava la renta de las personas físicas, incluidos los autónomos, y el impuesto de sociedades grava la renta de las personas jurídicas, es decir, las empresas. Por este motivo, es un impuesto clave que debemos tener en cuenta a la hora de crear una empresa, constituir una sociedad y dar inicio a la actividad.

 

Sin embargo, existen personas jurídicas que no están sujetas al impuesto de sociedades, como es el caso de las sociedades civiles que no tienen objeto mercantil. Del mismo modo, también existen entidades sin personalidad jurídica cuya renta sí está gravada por este impuesto.

 

 

Sociedades sujetas al impuesto de sociedades

 

Entre todas las personas jurídicas contribuyentes, que tienen que abonar el impuesto de sociedades, se incluyen las siguientes:

 

  • Sociedad Anónima

 

  • Sociedad de Responsabilidad Limitada

 

  • Sociedad Colectiva

 

  • Sociedades estatales, autonómicas, provinciales y locales

 

  • Sociedades unipersonales

 

  • Agrupaciones de interés económico

 

  • Agrupaciones europeas de interés económico

 

  • Asociaciones, fundaciones e instituciones de todo tipo (tanto públicas como privadas)

 

 

Además, este impuesto también se aplica a las otras entidades no jurídicas:

 

  • Uniones temporales de empresas

 

  • Fondos de inversión

 

  • Fondos de capital de riesgo

 

  • Fondos de pensiones

 

  • Fondos de regulación del mercado hipotecario

 

  • Fondos de garantía de inversiones

 

 

Tipos impositivos del impuesto de sociedades

 

El impuesto de sociedades se aplica en todo el territorio español, a excepción de País Vasco y Navarra, que disponen de autonomía fiscal, por lo que el tipo impositivo no es el mismo en todo el país.

 

Tanto Navarra como País Vasco tributan un 28% de sus beneficios a este impuesto, mientras que el tipo general que se aplica en el resto de España es del 25%, para grandes y pequeñas empresas. Además, existen una serie de tipos impositivos reducidos para sociedades y entidades especiales.

 

Por ejemplo, en el caso de las cooperativas el tipo reducido es del 20%, y para empresas de nueva creación se aplica un tipo del 15% durante el primer periodo impositivo en el que la base imponible sea positiva y en el siguiente.

 

 

 

¿Cómo funciona el impuesto de sociedades?

 

Como hemos referido anteriormente, el impuesto de sociedades implica unas obligaciones fiscales. Los sujetos pasivos deben presentar una serie de modelos tributarios para declarar el impuesto.

 

  • Modelo 200: Se trata de la declaración anual del impuesto y debe presentarse transcurridos los primeros 25 días naturales, pasados 6 meses tras el cierre del período impositivo. Es decir, entre los días 1 y 25 de julio, en caso de que el ejercicio de tu empresa coincida con el año natural. Todas las sociedades están obligadas a presentarlo, incluso cuando no hayan obtenido rentas sujetas al impuesto o no hayan desarrollado actividad.

 

  • Modelo 220: Esta declaración es similar al modelo 200, pero algo más extensa, ya que es aplicable a los grupos de sociedades que tributan por el régimen de consolidación fiscal.

 

  • Modelo 202: Son los pagos fraccionados del impuesto y todas las sociedades que hayan obtenido un resultado positivo en su última declaración anual (modelo 200) deben presentarlo. El plazo de entrega transcurre durante los 20 primeros días naturales de abril, octubre y diciembre.

 

 

 

¿Cómo se calcula la base imponible y la cuota del impuesto?

 

Las sociedades pagan este impuesto según el porcentaje de sus rentas. Pero la renta que queda gravada se calcula a partir del resultado contable de la empresa, que equivale a la diferencia entre los ingresos y los gastos obtenidos en el ejercicio.

 

Hay que tener en cuenta que al existir diferencias entre los criterios de cálculo del resultado contable y los de la base imponible impuesta por la Agencia Tributaria, puede ser necesario realizar una serie de ajustes o correcciones. A partir de ahí habrá que calcular el porcentaje o aplicar el tipo impositivo correspondiente.

 

 

 

¿Cómo ahorrar en el impuesto de sociedades?

 

Existen algunas fórmulas para ahorrar y reducir la cuota del impuesto de sociedades, además de las bonificaciones y deducciones aplicables en vigor.

 

La clave está en llevar a cabo una buena gestión de la contabilidad. La organización y la previsión son dos factores fundamentales para rendir cuentas con Hacienda y equilibrar la balanza a favor de tu empresa. Pero la tramitación de este impuesto tampoco resulta sencilla, así que si quieres llevar tus obligaciones fiscales al día, la solución más fácil es recurrir a un buen programa de facturación.

 

Con Jasmin podrás tener un mayor control sobre la gestión de tu negocio, simplificando y optimizando todos los procesos contables y de facturación. Algo que además te permitirá obtener una visión más clara de la situación financiera de tu empresa.

 

Este software de facturación online incluye las tablas de IVA y de retenciones, por lo que te permitirá cumplir con todas tus obligaciones legales y fiscales. Y además podrás llevar tus cuentas al día, sin errores ni sorpresas, y estimar el pago de tus impuestos.

 

¿Todavía no lo tienes claro? Jasmin ofrece una versión totalmente gratuita para empresas con un volumen de facturación de hasta 30.000€ durante el primer año. ¡Ahorra tiempo, dinero y esfuerzo! ¡Prueba gratis Jasmin Express y garantiza el éxito de tu empresa!

 

 

Negocios

Emprendedor: ¿autónomo o sociedad?

por Sara Martínez - hay 5 meses

¿Te consideras un emprendedor nato? ¿Tienes una idea de negocio y quieres llevarla a cabo? Iniciativa, compromiso, pasión y liderazgo son características que todo buen emprendedor debe tener. Pero si estás decidido a emprender y crear tu propia empresa, conviene que seas prudente y tengas en cuenta algunos factores para que tu proyecto vaya en […]

Impuestos y Contabilidad

IVA: el impuesto neutral

por Sara Martínez - hay 6 meses

El IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) es un impuesto indirecto que grava los productos y servicios de consumo. Actualmente, la tasa normal en España es del 21%, aunque también existen tasas reducidas del 10% y 4%.       ¿Cómo funciona el IVA?   Al tratarse de un impuesto indirecto, no es abonado directamente […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *