Emprendedor: ¿autónomo o sociedad?

por Sara Martínez | 14 junio, 2018 en
Negocios

¿Te consideras un emprendedor nato? ¿Tienes una idea de negocio y quieres llevarla a cabo? Iniciativa, compromiso, pasión y liderazgo son características que todo buen emprendedor debe tener. Pero si estás decidido a emprender y crear tu propia empresa, conviene que seas prudente y tengas en cuenta algunos factores para que tu proyecto vaya en la dirección correcta.

 

 

 

¿Emprender como autónomo o sociedad?

 

Una de las primeras decisiones que vas a tener que tomar en el momento de constituir tu empresa es la elección de su forma jurídica, es decir, la identidad que asumirá legalmente.

 

Esta decisión depende de diferentes aspectos, como el número de socios, el capital o la responsabilidad jurídica. Además, según el tipo de actividad y el modelo de negocio que hayas elegido emprender podrás beneficiarte de unas u otras ventajas fiscales.

 

Dependiendo de tu situación y las características del negocio, la forma jurídica podrá tener carácter individual, societario o cooperativo. Así que antes de tomar cualquier decisión, es importante que analices bien las distintas formas jurídicas que existen en España para emprendedores y startups.

 

Actualmente, el Ministerio de Economía reconoce hasta 20 tipos de formas jurídicas, aunque las fórmulas más habituales en nuestro país se resumen en autónomo (empresario individual) y sociedad mercantil (persona jurídica).

 

 

Capital mínimo inicial

 

Como emprendedor, a la hora de crear una empresa en solitario, tienes la opción de darte de alta como autónomo. Esta forma jurídica no requiere de ninguna inversión inicial de capital.

 

Sin embargo, para la constitución de una sociedad limitada o una sociedad anónima sí es necesario. El capital social mínimo para la constitución de una sociedad limitada es de 3.000€, y para una sociedad anónima aumenta para los 60.000€.

 

Por otro lado, darse de alta como autónomo es un proceso mucho más sencillo e implica menos trámites burocráticos. Para empezar, el coste de esos trámites es gratuito, a diferencia de constituir una sociedad, cuyo valor mínimo, si hablamos de sociedad limitada, suele rondar los 500€. Estos gastos incluyen notario, gestoría e inscripción en el Registro Mercantil.

 

A estos costes también hay que añadir las cuotas de la Seguridad Social, aspecto en el que las sociedades no cuentan con las mismas bonificaciones. En el caso del emprendedor autónomo, la cuota mínima de la Seguridad Social es de 275€, aunque es posible acogerse a la tarifa plana de 50 euros. En cambio, para los autónomos societarios la cuota se sitúa en 357€.

 

 

Responsabilidad ante las deudas

 

Al darse de alta en el RETA, los autónomos se convierten en empresarios únicos e individuales, lo que significa que ante posibles deudas deberán hacerse cargo de ellas con su patrimonio personal. En cambio, si como emprendedor decides constituir una sociedad limitada, la responsabilidad estará limitada al patrimonio de la empresa.

 

 

¿Qué impuestos debo pagar como emprendedor?

 

Dependiendo de la forma jurídica por la que hayas optado, también pagarás una serie de impuestos. En el caso del IVA el funcionamiento en muy similar para una forma u otra. Sin embargo, los autónomos deben tributar por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), mientras que las sociedades lo harán por el Impuesto de Sociedades (IS).

 

Hay que tener en cuenta que a partir de un determinado baremo de ingresos la factura fiscal en el IRPF puede llegar a ser mucho más alta que en el IS. No olvidemos que el IRPF es un impuesto progresivo.

 

En cambio, el IS funciona con un tipo fijo del 25%. Aunque para apoyar la creación de empresas, existe un tipo reducido del 15% destinado a emprendedores y entidades de nueva creación.

 

Si todavía tienes dudas al respecto, el Ministerio de Economía pone a tu disposición una herramienta online para ayudarte a elegir la forma jurídica que más le conviene a tu empresa.

 

 

 

Ayuda para emprendedores

 

Existen una amplia variedad de ayudas que pueden servirte de apoyo para arrancar tu proyecto. En caso de que quieras acceder a algún tipo de financiación externa, debes saber que las sociedades suelen tener más facilidades, ya que poseen más prestigio y ofrecen mayor seguridad y confianza económica a los inversores.

 

Además de la financiación bancaria o el crowdlending, existen algunas subvenciones estatales. Se trata de ayudas públicas que concede la Administración con el objetivo de impulsar la creación de empresas.

 

Entre las más destacadas a nivel estatal encontramos las ayudas al autoempleo, a las mujeres emprendedoras y a jóvenes emprendedores. Además, también es posible capitalizar el paro para iniciar una actividad por cuenta propia, ya sea como autónomo o autónomo societario.

 

La Unión Europea también ofrece ayudas para emprendedores, como son Horizonte 2020 o el Programa COSME.

 

Debes tener en cuenta que estas ayudas están en constante actualización, por lo que te recomendamos que para más información consultes la página web de la Dirección General de Industria y de la PYME.

 

 

 

La contabilidad también es cosa de emprendedores

 

Si te consideras emprendedor y estás decidido a llevar a cabo una idea de negocio, debes tener en cuenta que llevar al día la contabilidad de la empresa puede ser algo más sencillo para un autónomo.

 

Las sociedades deben llevar un control más exhaustivo de su contabilidad, pues están obligados a presentar un libro de inventarios y cuentas anuales, tal y como marca el Plan General Contable. Además del libro diario, libro de actas, libro de registro de socios y el resto de libros fiscales correspondientes.

 

Contar con un buen software de facturación puede ayudarte a gestionar tu empresa. Debes tener en cuenta que como emprendedor deberás asumir ciertas tareas de gestión y contabilidad.

 

El programa de facturación online Jasmin puede ayudarte a simplificar y automatizar todos estos procesos, lo que te permitirá obtener una visión más clara de la situación financiera de tu negocio.

 

Jasmin Express es un software de facturación online gratuito que permite gestionar negocios de forma sencilla y eficaz. Sin duda, la mejor solución para empresas que están empezando y quieren disminuir costes.

 

Jasmin te facilitará el control de la facturación y la contabilidad, cumpliendo con todos los requisitos establecidos por la legislación vigente, te permitirá predecir resultados y gestionar el inventario y la tesorería de tu empresa.

 

¡Toma el control de tu negocio! ¡Ahorra tiempo y esfuerzo! ¡Prueba gratis Jasmin Express y garantiza el éxito de tu empresa!

 

 

Personas y Liderazgo

Cómo aumentar la productividad en 4 pasos

por Sara Martinez - hay 7 meses

La productividad es algo transversal a todos los negocios, de cualquier área y mercado, y ya empieza a surgir como un reto diario para los profesionales. Pero, teniendo en cuenta que el nivel de productividad afecta la calidad y los resultados de las tareas, ¿cuál es el secreto para aumentar el rendimiento profesional?     […]

Negocios

8 pasos para quien quiere empezar un negocio online

por Sara Martinez - hay 7 meses

Crear un negocio online nunca ha sido tan fácil y la verdad es que esto se debe, en gran medida, al elevado número de herramientas y dispositivos tecnológicos disponibles en un mercado en constante evolución. Además, si estás preparado para tomar las riendas de tu propio destino, pero no tienes el capital necesario para comprar […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *