Negocios

EBITDA: ¿qué es y cómo se calcula?

por Sara Martínez | 16 octubre, 2019

El EBITDA (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization) es uno de los indicadores más importantes para analizar el rendimiento y el valor de una empresa. Este concepto muestra el beneficio de la empresa sin deducir los gastos financieros, como intereses, impuestos, depreciaciones o amortizaciones.

 

El EBITDA permite analizar la evolución, la productividad y la eficiencia a lo largo de los años. Estos análisis se basan exclusivamente en la actividad operacional de la empresa, por lo que no incluye inversiones financieras o préstamos.

 

Este indicador representa el beneficio bruto de explotación y su valor resulta muy útil para determinar, por ejemplo, si un proyecto puede ser rentable o no. Cuando el resultado del EBITDA es positivo, el proyecto en principio será rentable. ¿Pero para qué sirve exactamente este indicador? ¿Y cómo se calcula?

 

¿Para qué sirve el EBITDA?

 

El EBITDA comenzó a ser utilizado en la década de los 70, como una medida temporal para analizar cuánto tiempo le llevaría a una empresa desarrollar su negocio desde una perspectiva a largo plazo. Al excluir los intereses de las deudas y la depreciación de los activos, los inversores pudieron predecir los resultados futuros de la compañía.

 

El EBITDA suele ser utilizado para descubrir la realidad financiera de una empresa, teniendo en cuenta solo su actividad operativa. Sin embargo, debido a que no se consideran cuestiones tales como financiamiento, impuestos, amortización o depreciación de activos, este indicador no revela la situación financiera completa de la empresa, ni tiene por qué ser sinónimo de una buena gestión.

 

A pesar de medir la productividad y la eficiencia del negocio, el EBITDA no garantiza que un proyecto sea rentable. De hecho, suele ser utilizado en comparación con otros indicadores, aunque un resultado negativo puede ser una señal inequívoca de que el negocio no tiene capacidad suficiente para generar beneficios. Pero entonces, ¿de qué sirve el EBITDA para a las empresas?

 

  • Calcular la productividad de una empresa

Al no tener en cuenta los efectos financieros, el EBITDA muestra si el mecanismo de una empresa funciona de manera eficiente o no.

 

  • Anular el impacto de los impuestos

Dependiendo del sector de una empresa en particular, y del país en el que opera, los impuestos pueden diferir. Al no considerar los impuestos para su cálculo, el EBITDA proporciona un buen análisis del rendimiento de la empresa.

 

  • Permite hacer un análisis objetivo

Este indicador permite saber cuál es el flujo de caja de una empresa. Es decir, ofrece una visión más clara y fiel de la solvencia, de lo que gana o pierde con su actividad. Esto sin duda es una ayuda en la viabilidad de cualquier proyecto empresarial.

 

  • Permite comparar empresas

También se puede utilizar para identificar qué empresas son más eficientes dentro de un determinado segmento del mercado. Esto se debe a que el EBITDA no se ve afectado por el apalancamiento financiero, los impuestos o los costes de amortización.

 

Comparar el EBITDA de diferentes empresas permite analizar su competitividad. Además, al ser un indicador universal, es posible comparar empresas de diferentes países, gracias también a que no se consideran los problemas financieros de cada territorio.

 

Al posicionarse como un método efectivo para calcular la capacidad de producción de una empresa, muchos inversores recurren al EBITDA. Sin embargo, el éxito o el fracaso de un negocio depende de muchos otros factores. Por esta razón, hay quienes señalan varias críticas a su uso exclusivo:

 

  • No considera los movimientos del fondo de maniobra

Aunque el resultado del EBITDA sea positivo, no quiere decir que no haya momentos en los que el saldo de tesorería sea negativo. Por eso es importante, además de tener en cuenta el EBITDA, planificar bien el presupuesto de tesorería.

 

  • Puede presentar errores al medir la liquidez de la empresa

Al excluir los gastos, no se presenta un valor real de liquidez, ya que esta cifra depende de las circunstancias de cada empresa.

 

  • No tiene en cuenta todas las variables

Al no considerar las amortizaciones, las inversiones o el endeudamiento de la compañía, el EBITDA puede tener un resultado positivo alejado de la realidad. Básicamente, el EBITDA se calcula para que la empresa pueda hacerse una idea de lo que podría ser un proyecto rentable. Sin embargo, para analizar su viabilidad real, deben tenerse en cuenta otros aspectos que afectan a la empresa y su liquidez.


¿Cómo se calcula el EBITDA?

 

Para calcular el EBITDA, debes conocer el EBIT (Earning Before Interest and Taxes). Este concepto representa los beneficios antes de deducir intereses e impuestos. En otras palabras, el EBIT son las ventas (beneficio operativo), excluyendo costes y gastos.

 

EBIT = Ventas - Costes - Gastos operativos

 

Una vez que tenemos el EBIT, para calcular el EBITDA debemos sumar a ese resultado el gasto de depreciación y el gasto de amortización.

 

EBITDA = EBIT + gastos de depreciación + gastos de amortización

 

Es decir, el EBITDA es el resultado más puro de la empresa y un indicador de su capacidad para generar beneficios de su actividad, independientemente de sus circunstancias.

 

Por esta razón, es importante no confundir el EBITDA con la situación financiera real de la empresa. Este indicador es una mera interpretación de la posibilidad de que un proyecto genere liquidez.

 

Controla la eficiencia de tu empresa con Jasmin

 

Una de las soluciones más fáciles para conocer la situación de tu negocio es con el uso de un software de gestión. Jasmin realiza un seguimiento de tu EBITDA y tu presupuesto, así como de otros indicadores, facilitando la gestión completa de tu empresa. Recopila la información sobre ventas, inventario, gastos y tesorería, y presenta los resultados en forma de Business Insights. Todo ello, para que puedas concéntrate en lo que verdaderamente importa: hacer crecer tu negocio.

 

Además, al ser un software cloud, Jasmin te permite acceder a toda la información en cualquier momento y en cualquier lugar. Es colaborativo y no tiene límite de usuarios, y mantiene tu información cuidadosamente almacenada y segura.

 

¡Prueba gratis Jasmin Express! Es 100% cloud y el socio que tu empresa necesita.

Deja um comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más articulos